CON EL VIENTO

Dir. Meritxell Colell Aparicio, Script: Meritxell Colell Aparicio, 2018  (108 min) Spain
Cinematography: Aurélien Py, Julián Elizalde
Starring:
Mónica García, Concha Canal, Ana Fernández, Elena Martin, Xavier Martín, Paquita Pérez, Rakhal Herrero, Florencio Ortega, José Mari Martín, Jose Mari Crespo
Produced by: 
Coproducción España-Francia-Argentina; Polar Star Films / Paraïso Productions / Habitación 1520 Producciones / Hellish Producciones

Por EVA ÁLVAREZ VÁZQUEZ (2019)

Con el viento se adentra en la relación entre una madre y su hija Mónica, que vuelve a casa por un tiempo después de la muerte de su padre. A través de escenas de la vida cotidiana podemos observar que ambas mujeres viven en mundos opuestos. La madre es una mujer mayor que nunca ha salido del pequeño pueblo, que ha formado una familia en la casa natal de su marido y ha vivido para cuidar de sus hijas y su marido. Mónica, sin embargo, ha cruzado medio mundo para dedicarse a lo que le gusta, bailar.

Sin embargo, la muerte del padre supone un punto de inflexión para ambas. La madre se ve envuelta en un proceso de cambio que la lleva a tener que vender su casa y dejar así atrás sus recuerdos para comenzar una nueva vida sola. Mónica, al contrario, se ve obligada a volver por un tiempo precisamente a esa casa y a esos recuerdos y pasa de estar sola a estar nuevamente rodeada por su familia. La trayectoria de ambas mujeres se cruza en este momento difícil de sus vidas. A pesar de las diferencias que pueda haber entre ambas, y de la ausencia de Mónica hasta el momento, podemos ver el amor que la madre siente por la hija en gestos como cuando le regala un jersey tejido por ella misma. Ambas comparten momentos agradables jugando a las cartas o haciendo tareas del hogar. Así, vemos cómo  Mónica se emociona ante las muestras de afecto de su madre y también le expresa su cariño, como en la escena en la que le lava la cabeza, un momento que revela la intimidad cada vez más palpable de su relación. Estos momentos apacibles se ven interrumpidos con la visita de Elena, la hermana de Mónica. Desde un primer momento percibimos la tensión entre ambas, situación ante la cual Elena se derrumba, quizás con una mezcla de arrepentimiento y culpa. Ambas partes de la familia sienten presión al no haber estado presentes en momentos importantes o dolorosos de sus vidas. La película nos va mostrando así el proceso de curación de Mónica, que va desde el dolor y la culpabilidad al reencuentro y reconciliación con su familia, sus orígenes y con ella misma.

Toda la trama tiene lugar en un pueblo muy pequeño de Burgos. Los planos largos de las calles vacías reflejan la soledad que se respira. Mónica viene de un bullicioso y grande Buenos Aires y se encuentra con el silencio. Todos los sonidos del entorno de Mónica se acentúan en medio de este silencio: sus jadeos al bailar, el ruido del campo… pero, sobre todo, oímos el viento ensordecedor que silba con fuerza a lo largo de toda la película. Este silencio refleja no sólo la soledad del pueblo, sino también la incomunicación por parte de Mónica y su familia.

Sólo suena una canción al final. Su madre consigue vender la casa y se muestran planos de todas las mujeres de la familia pensativas, quizás con una mirada nostálgica pero tranquila. El silencio se ha roto y es la primera vez que Mónica baila con música. Baila tocando las vigas que sostienen la casa donde ha crecido y tiene sus raíces. Cuando sale al exterior, la música se mezcla con el rugir del viento. A medida que se aleja de la casa, el viento sopla cada vez más fuerte. Mónica baila con el viento y lo toca y también sonríe por primera vez, pues parece al fin haberse reconciliado con su entorno y consigo misma.

Esta película logra transmitir muy bien las emociones de soledad y angustia gracias a un sonido y fotografía muy cuidados. La interpretación de las actrices, a pesar de no ser profesionales, es brillante, ya que consiguen transmitir las emociones de sus personajes y dan credibilidad a su historia.

Reviewed by MARIA GUARINO (2019)

The stars of Con el viento, directed and written by Merixtell Collel, are not Mónica (Mónica Garcia), the 47-year-old dancer, confronting a life and a family she has left behind, nor her recently widowed mother, Pilar (Concha Canal), being forced to give up her house and much of her independence. The true stars of this film are the wind, the sound, and the dance. Dialogue takes a back seat as these elements communicate Mónica’s journey, her distress, and her ultimate acceptance. 


 

Mónica’s struggle to reconcile with her past and her family is stirring, and Pilar’s relationship to Mónica is moving, while her rapidly changing relationship to herself is even more affecting. We feel Mónica’s anguish through her escapes to the basement to dance, usually unaccompanied by music, but instead by her deep, uncensored breaths. These are juxtaposed strongly with her stoicism when interacting with her family. The tough, penetrating wind removes personal shields, revealing smiles, fear, and anguish. The sounds throughout the film communicate what words do not- we feel determination and anger through clenching of gritty sandpaper as a daughter sands a bike. A telephone ring, water running through hair, and potatoes being harvested all leave vivid impressions. Colell utilizes the power of the senses to incite a somatic viewing experience that leaves the spectator with a distinct, beautiful, and powerful understanding of the feminine and familial journey.