FUNCIÓN DE NOCHE

Dirección: Josefina Molina.
Reparto: Lola  Hererra,  Daniel  Dicenta,  Natalia  Dicenta,  Daniel  Dicenta Herrera, Juana Ginzo.
Nacionalidad: España.  
Año: 1981.  
Duración: 90 min.
Género: drama/documental.
Guion: José Sámano, Josefina Molina.
Fotografía: Teo Escamilla.
Música: Luis Eduardo Aute, Alejandro Massó.  

 

RESEÑA POR ANTONIO TERRÓN BARROSO: 

“Función de noche” es uno de los primeros ejemplos del cinema verité o cine de  realidad en España. En él la actriz Lola Herrera se interpreta a sí misma en uno  de los papeles clave de su dilatada carrera en teatro, cine y televisión. Al igual que el personaje al que da vida en la obra teatral que representa dentro  de la propia película, el de Carmen Sotillo en “Cinco horas con Mario” de Miguel Delibes, la propia Lola Herrera se enfrenta a sus miedos y fantasmas del pasado  con el  objetivo  de poder  continuar  con  su  vida intentando cerrar las dolorosas  heridas aún abiertas. En lugar de hacerlo ante los restos mortales de su difunto  esposo  como  su  personaje  en “Cinco  horas  con  Mario”,  ella  lo  hará  frente  al  cadáver metafórico en el que se acabó convirtiendo su matrimonio.  

A  medio  camino  entre  el  drama  ficticio  y  el  documental,  la  cinta  consigue  sumergir al espectador en la vida de una pareja real, la formada por Lola Herrera  y  Daniel  Dicenta.  Ambos se enfrentan a su divorcio y a la causas que lo provocaron en una angustiosa y tensa conversación sin guionizar que tiene lugar íntegramente en el camerino de la actriz. Este hilo argumental central se complementa con varias escenas en las que  Lola  aparece fuera de esta conversación en distintas situaciones a través de las que deberá afrontar sus propios miedos e inseguridades: la soledad, la autoestima, los hijos o el sentido del matrimonio en sí mismo.

Cabe destacar el papel que desempeña la opresión a la que la España postfranquista sometía a la población, sobre todo a la femenina, a través de las instituciones públicas representadas en el film tanto por el Tribunal Eclesiástico como por las alusiones que los protagonistas hacen a la educación que han recibido, a la que culpan de muchos de los errores cometidos en su matrimonio y en sus vidas.

 

Para citar esta reseña, por favor usa la referencia: Terrón Barroso, Antonio (2015): «Reseña de Función de noche», Gynocine Project, Barbara Zecchi, ed. www.gynocine.com

 

RESEÑA POR SANDRA GALVÁN:

Función de Noche se erige como una película innovadora y valiente, tanto por el tratamiento del tema como por su puesta en escena. La directora de esta excepcional cinta es Josefina Molina, la cual es, junto a Pilar Miró y Cecilia Bartolomé, una de las tres únicas directoras que se dieron durante la transición española. 

La naturaleza híbrida del film discurre entre el documental y la ficción. A la vez, se puede calificar como género autobiográfico por los muchos puntos de contacto de la pieza cinematográfica y la vida de su protagonista: Lola Herrera.
La trama principal nos revela la íntima y doliente conversación entre el ex matrimonio formado por Lola Herrera y Daniel Dicenta en el espacio, casi asfixiante, del camerino de la actriz. Allí, Lola confiesa a su ex esposo toda la angustia y dolor sufrido durante sus años de convivencia. De ahí que, muchos años después de su separación, aún se sienta vacía, sola, defraudada y recelosa ante los hombres.

A la discusión en el camerino, se intercalan otros momentos de la vida de Lola que tienen lugar en el exterior: el paseo con su amiga Juana —a la que Lola admira por su independencia —, la visita al cirujano plástico, con la vidente, etc. El trabajo de la pareja de actores es remarcable. El papel de Lola Herrera destaca especialmente, hasta el punto de diluir la diferencia entre su actuación y la interpretación de sí misma. Al contrario de la protagonista de la novela de Cinco Horas con Mario que la actriz interpreta en el teatro, Herrera sí puede dialogar con su ex marido, aunque él no logra comprender todo su sufrimiento y se intenta justificar ante sus recriminaciones.

Lamentablemente, la frustración, rabia y soledad del personaje no es aislada: la película de Josefina Molina constituye una crítica a una educación franquista que se sustentó en la intensificación de unos valores sumamente patriarcales que, de forma atroz, marcaron a toda una generación de mujeres españolas.

Para citar esta reseña, por favor usa la referencia: Galán, Sandra (2015): «Reseña de Función de noche», Gynocine Project, Barbara Zecchi, ed. www.gynocine.com