MI QUERIDA COFRADÍA

Año: 2018.

Duración: 87 minutos

Dirección: Marta Díaz de Lope Díaz

Guion: Marta Díaz de Lope Díaz y Zebina Guerra

Reparto: Gloria Muñoz: Carmen, Pepa Aniorte: Beatriz, Juan Gea: Ignacio, Rocío Molina: María, Joaquín Núñez: Julián, Manuel Morón: Adolfo, Carmen Flores: Juana, Alejandro Albarracín: Pablo, Rosario Pardo: Isi, Juan Sánchez Rodríguez: don Fermín, Carlos Bernardino: Miguel Ángel

Fotografía: Vanesa Sola

Sonido: Leo Dolgan y Laia Casanovas

Música original: Javier Rodero

Dirección artística: Anna Auquer

Montaje: Jordi Martínez

Vestuario: Cristina Quer

Maquillaje y peluquería: Jesús de Bina

 

 

 Reseña de INÉS MÉNDEZ FERNÁNDEZ        

 

¿Es posible introducir el feminismo en una institución tan patriarcal como la Iglesia católica? ¿Puede una mujer profundamente devota reivindicar un puesto de responsabilidad sin traicionar su fe? La comedia Mi querida cofradía demuestra, con un tono costumbrista, que no solo es factible, sino también necesario. La protagonista, Carmen, se ha desvivido durante décadas por el buen funcionamiento de su hermandad sin que ello la haya aupado al puesto de presidenta; así, es su rival, Ignacio, quien ostenta el cargo pese a su escaso compromiso con la institución. Cuando subestima las posibilidades de Carmen para ejercer de líder, esta decide vengarse haciéndole ingerir laxantes sin que él se percate de ello; desgraciadamente, la protagonista le da en su lugar unos tranquilizantes que vuelven inconsciente a Ignacio, cuyo cuerpo Carmen tratará de esconder de su hija Beatriz, su vecina Juana, su nieta María y su yerno Julián   –acompañado de un innecesario escolta, Miguel Ángel–.

            Un ingrediente a destacar de la cinta es la sororidad existente entre sus personajes femeninos (rota únicamente cuando Carmen antepone lo arcaico a lo innovador en las tradiciones de la hermandad sobre la vestimenta de las mantillas). Si bien el comportamiento de la protagonista extraña a las mujeres de su entorno, la solidaridad entre ellas se hará efectiva tras descubrir el cuerpo de Ignacio. Ello remite a la almodovariana Volver (2006), donde Raimunda (Penélope Cruz) y su hija Paula (Yohana Cobo) se veían obligadas a deshacerse del marido de la primera (Antonio de la Torre) después de que Paula lo matara en defensa propia. Otro guiño al universo del cineasta manchego ocurre en el ámbito gastronómico: si Mujeres al borde de un ataque de nervios es recordada por el gazpacho con somníferos –recuperados en Mi querida cofradía vía Diazepam–, aquí ese honor corresponde a las efímeras torrijas que Juana cocina infructuosamente.

            Pero, sin duda, el gran valor de la película reside en la interpretación de Gloria Muñoz, quien sostiene el peso de la trama con la misma dignidad con que Carmen afronta las diversas crisis materializadas en su apartamento: al desvanecimiento de Ignacio se suma el probable divorcio de Beatriz, el drama culinario de Juana y el embarazo de María –cuya pareja es Pablo, hijo del máximo rival de Carmen–. Tras recuperar Ignacio la consciencia, la protagonista admitirá públicamente su error y renunciará al cargo para el que la habían votado sus compañeros en ausencia de él; sin embargo, la película se cerrará con un final feliz, pues, tras saberse el carácter fraudulento del proceso electoral por el que aquel había sido elegido hermano mayor, Carmen podrá ocupar honradamente el puesto para el que se ha preparado durante años.

            Mi querida cofradía destila un amor por las tradiciones perfectamente compatible con las reivindicaciones feministas propias de la era del #metoo. Si la devoción no entiende de sexos, ¿por qué habría de hacerlo la jerarquía eclesiástica? Gracias a un tono amable y a una cálida fotografía, la película demuestra que el feminismo puede calar incluso dentro de los estamentos más rígidos. Marta Díaz de Lope Díaz firma una ópera prima solvente; esperemos que continúe explorando su vena cómica –costumbrista o no– en próximos largometrajes.

Para citar esta reseña, por favor usa la referencia: Inés Méndez Fernández (2020): «Reseña de Mi querida cofradía», Gynocine Project, Barbara Zecchi, ed. www.gynocine.com